Enrique Sanz
 
Acerca de Dios Te Habla

Muy temprano una mañana de agosto de 2002, mientras leía en mi oficina, como de costumbre, una meditación en inglés de un cierto sitio del Internet, sentí la inspiración de copiarla y mandarla, a través de correo electrónico, a un pequeño grupo de compañeros de trabajo. Así lo hice por varios días seguidos. Pronto comenzaron a llegarme testimonios acerca de la bendición de leer estas meditaciones antes de comenzar la jornada diaria, y al mismo tiempo se multiplicaban las peticiones de que incluyera en la lista de direcciones a amigos o compañeros de trabajo de ellos. La lista comenzó a crecer, a la vez que muchos de los recipientes los retransmitían a sus amistades y familiares.

Poco tiempo después, algunos hermanos de mi iglesia me inquirieron acerca de la posibilidad de recibir las meditaciones diarias en español. Fue entonces que el Señor me movió a dedicar tiempo para preparar cada día estas reflexiones basadas en su palabra. Comenzó el ministerio de las meditaciones en español en octubre del año 2002, el cual se inició con una pequeña lista de direcciones electrónicas. Poco a poco esta lista fue creciendo, y cada vez con más frecuencia se recibían solicitudes de personas que deseaban ser añadidas a la misma. Pero lo más interesante es que la mayoría de ellas las retransmitía a otras personas creando una verdadera pirámide electrónica que se extendió a varios países de America Latina.

A principios del año 2006, el Señor facilitó un medio que haría llegar su palabra a lugares mucho más lejanos. Fue entonces que surgió la idea de crear un “website”, por medio del cual resultaría más fácil la propagación de la palabra de Dios, pues se eliminaría la limitación relativa a la necesidad de las direcciones electrónicas individuales. Después de superar innumerables obstáculos, y con la valiosa ayuda de mi hijo menor Eric, finalmente salió al aire Diostehabla.com el 1 de mayo de 2006. Desde esa fecha han visitado este sitio web decenas de miles de personas de todas partes del mundo, desde cada uno de los países de America del Norte, America Central, America del Sur, y el Caribe hasta lejanos países del continente europeo.

La palabra de Dios está llegando a todo el mundo a través de muchos medios diferentes. Y sabemos que esta palabra cumplirá su propósito, conforme a la promesa de Dios en Isaías 55:11: “Así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía sin haber realizado lo que deseo, y logrado el propósito para el cual la envié.”

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.