Septiembre 2016
DLMMJVS
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

 
¿Te hace falta paciencia? Enviar esta meditación

Santiago 1:2-4
"Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna."


¿Has escuchado alguna vez la expresión "golpearse contra la pared"? Suena doloroso, ¿no es cierto? Esta expresión se usa a veces para describir el estado físico al que llegan algunas personas que hace poco iniciaron una nueva empresa atlética, por lo general correr o trotar. Los síntomas incluyen aceleramiento del ritmo del corazón, abundante sudoración y una respiración dolorosa mientras los pulmones se mantienen luchando por conseguir aire. Para estos nuevos "atletas" éste es el punto en el cual tienen que detenerse pues simplemente no pueden dar un paso más. Cuando experimentan estas sensaciones muchas personas se rinden y dejan de correr. Después de todo se supone que el ejercicio debe traerles beneficios, ¿no es así? El problema es que estos nuevos atletas todavía no han alcanzado la resistencia física que los capacita para continuar creciendo en fortaleza y así poder correr una mayor distancia cada día. Esa resistencia es el resultado de la constancia, la disciplina y la determinación para sufrir con el fin de obtener buenos resultados.

Una pequeña historia nos cuenta que en una ocasión un niño estaba mirando como un gusano de seda, a punto de convertirse en una mariposa, luchaba por salir del capullo en donde se había desarrollado. Sintiendo compasión por el insecto el niño decidió ayudarle terminando de romper el capullo y permitiendo que saliera al exterior. Sin embargo poco tiempo después la mariposa murió, pues al interrumpirse el proceso natural de la metamorfosis sus alas no pudieron fortalecerse lo suficiente para permitirle volar y desarrollar su vida normalmente. Este principio puede aplicarse tanto al aspecto físico como a la vida espiritual. En ambos casos se requiere determinación para seguir adelante aún en medio de las dificultades que puedan aparecer.

El pasaje de hoy nos muestra el progreso de la fortaleza espiritual. En primer lugar nos afirma que en este mundo vamos a encontrar pruebas con toda seguridad. No dice “Si os halláis en pruebas...”, sino “Cuando os halléis en diversas pruebas...” Y dice también que (aunque nos parezca imposible) podremos sentir gozo en medio de una prueba si nos concentramos en el resultado que Dios quiere ver en nosotros y ponemos en él nuestra confianza. También nos enseña que si perseveramos manteniéndonos firmes en nuestra fe en medio de la aflicción el resultado será “paciencia”, esto es "resistencia espiritual". Una vez adquirimos paciencia estaremos capacitados para continuar adelante hasta el final del proceso de santificación, y los resultados serán de bendición para nuestras vidas, pues llegaremos a crecer espiritualmente al punto que seremos "perfectos y cabales, sin que nos falte cosa alguna."

Si estás en medio de una prueba en estos momentos concentra tu atención en tu Padre celestial. Crea en ti las condiciones espirituales para resistir, sentir gozo y triunfar en medio de las pruebas. Lee la Biblia todos los días y pasa tiempo en oración buscando una íntima comunión con Dios. A medida que madures espiritualmente entenderás mejor que Dios espera que confíes en él en todo momento. Entonces serás más paciente. No te afanarás tanto, no te desesperarás cuando las cosas no parezcan mejorar, sino que con "paciencia" esperarás la victoria que habrá de llegar en el momento perfecto, en el tiempo del Señor.

Dios está totalmente consciente de lo que estás pasando. Él conoce tus dolores, tu incomodidad, las molestias que te afectan. Y le duelen tanto o más que a ti, pero, en su infinita sabiduría, él sabe también que es algo pasajero y que todo será para tu bien. Así lo declara Romanos 8:28: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.”

ORACION:
Padre Santo, te ruego me ayudes a desarrollar paciencia para poder gozarme en las pruebas sabiendo que todo lo que tú permites en la vida de tus hijos tiene siempre un buen propósito. En el nombre de Jesús, Amén.