Febrero 2016
DLMMJVS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
2829 

 
¿Puedes tú ver al Señor? Enviar esta meditación

Juan 21:1-7
“Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a sus discípulos junto al mar de Tiberias; y se manifestó de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás llamado el Dídimo, Natanael el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo, y otros dos de sus discípulos. Simón Pedro les dijo: Voy a pescar. Ellos le dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y entraron en una barca; y aquella noche no pescaron nada. Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa; mas los discípulos no sabían que era Jesús. Y les dijo: Hijitos, ¿tenéis algo de comer? Le respondieron: No. El les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces. Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: ¡Es el Señor!”


Existe un poema que se canta en la lengua de los indios cherokees de los Estados Unidos que dice así: “Un hombre susurró: “Dios, habla conmigo.” Y un ruiseñor comenzó a cantar, pero el hombre no oyó. El hombre miró alrededor y dijo: “Dios, déjame verte.” Y una estrella brilló en el cielo. Pero el hombre no la vio. El hombre comenzó a gritar: “¡Dios, muéstrame un milagro!” Y un niño nació. Pero el hombre no sintió el latir de la vida. Entonces el hombre comenzó a llorar y a desesperarse: “¡Dios, tócame y déjame saber que estás aquí conmigo!” Y una mariposa se posó suavemente en su hombro. El hombre espantó la mariposa con la mano y, desilusionado, continuó su camino, triste, solo y con miedo.” Lamentablemente esta historia se hace realidad en la vida de millones de seres humanos que caminan por este mundo buscando a Dios, pero sin darse cuenta que el Señor está a su lado, en medio de las circunstancias, deseando entablar una relación con ellos.

El pasaje de hoy nos cuenta acerca de una maravillosa experiencia que tuvieron los discípulos de Jesús junto al mar de Tiberias. Después de pasar la noche pescando, estos experimentados pescadores no lograron pescar nada. Ya comenzaba a amanecer cuando “se presentó Jesús en la playa; mas los discípulos no sabían que era Jesús.” Esta era la tercera vez que el Señor se manifestaba ante sus discípulos después de haber resucitado de entre los muertos, pero ellos no le reconocieron. Entonces Jesús les preguntó si tenían algo de comer y ellos respondieron que no. Seguidamente les dijo: “Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis.” Ellos hicieron lo que él les dijo, y dice la Biblia que no podían sacar la red por la gran cantidad de peces que pescaron. Fue entonces que Juan reconoció a Jesús y le dijo a Pedro: “¡Es el Señor!”

Hay ocasiones en las que se requiere un milagro para que reconozcamos la presencia del Señor entre nosotros, para que podamos “verlo” con nuestros ojos espirituales. Sin embargo, aquellos que hemos aceptado a Jesucristo como salvador tenemos la promesa que él hizo a estos mismos discípulos después de su resurrección cuando les encomendó que predicaran el evangelio e hicieran discípulos por todo el mundo, y entonces les dijo “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” (Mateo 28:19-20). Mientras ellos estuviesen ocupados en seguir sus instrucciones el Señor estaría con ellos, bendiciéndolos, fortaleciéndolos, protegiéndolos y capacitándolos para llevarla a cabo.

Unos mil cuatrocientos años antes, Dios habló a Josué de manera similar diciéndole: “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.” (Josué 1:9). Como nuevo líder del pueblo de Israel, el joven Josué debía llevar a los israelitas hasta la tierra prometida y tomar posesión de ella. Mientras él se esforzara en cumplir el mandato, Dios estaría con él en todo momento.

Desde el momento en que fuimos salvos y por tanto adoptados como hijos por Dios, podemos estar seguros de su presencia en nuestras vidas por medio de su Espíritu Santo. Pero sólo podremos experimentar su poder y sus bendiciones abundantemente cuando vivimos una vida de obediencia a su Palabra. ¿Quieres tú ver al Señor obrando en tu vida? Busca una comunión íntima con él por medio de la lectura de la Biblia y la oración diariamente, medita en su Palabra y aplícala a tu vida.

ORACION:
Bendito Padre celestial, te ruego me ayudes a vivir una vida de íntima comunión contigo de manera que yo pueda sentir tu presencia, tu paz y tu gozo en todas las circunstancias. Por Cristo Jesús, Amén.