Mayo 2017
DLMMJVS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031 

 
Cuidado con los lobos vestidos de ovejas Enviar esta meditación

2 Corintios 11:13-15
“Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.”


En este pasaje (parte de su segunda carta a la iglesia de Corinto) el apóstol Pablo les advierte acerca de ciertos individuos que predicaban un evangelio diferente al que él les había enseñado. De igual manera, más de cincuenta años antes, el mismo Jesús había alertado a sus discípulos acerca de algunos que falsamente profetizaban en el nombre de Dios, diciéndoles: “Por sus frutos los conoceréis. Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.” (Mateo 7:15). Han transcurrido 20 siglos, y todavía en la actualidad existen muchos falsos pastores y maestros que no hablan “lo que está de acuerdo con la sana doctrina”, como le aconsejó Pablo que hiciera a su hijo espiritual Tito (Tito 2:1). Quizás en algún momento no nos resulte fácil captar las verdaderas intenciones que hay detrás de sus palabras, pero podemos discernir si son auténticos sometiéndolos a este pequeño examen que nos enseña el apóstol Juan: “El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.” (1 Juan 2:4).

La Biblia nos alerta acerca de los peligros que corremos al vivir en este mundo. Por ejemplo, 1 Juan 5:19 dice: “Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.” Y Jesús les dice a sus discípulos en Juan 14:10: “No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí.” Y el pasaje de hoy dice que “el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz.” Es decir, estamos viviendo en territorio enemigo y este enemigo es el padre de las mentiras. Por lo tanto es sumamente importante ejercitar el discernimiento espiritual en todo momento. Todos podemos aprender a desarrollar esta “alarma espiritual” por medio de la lectura de la Biblia y la constante oración. Hebreos 5:14 nos habla de creyentes “que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.” Es decir, aquellos que día tras día reciben la luz de la Palabra de Dios serán capaces de distinguir lo verdadero de lo falso.

A través de toda nuestra vida estaremos enfrentándonos a situaciones que requieren que tengamos un claro conocimiento de la verdad de Dios, pues es la única manera de detectar las falsas enseñanzas. En su segunda carta a Timoteo, capítulo 3, Pablo escribe que “en los postreros días habrá hombres amadores de sí mismos que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella.” Y entonces advierte a su hijo espiritual: “A éstos evita.” También Pablo dice aquí que estos falsos maestros tratarán por todos los medios de engañar a aquellos que “siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad.” De aquí la importancia extraordinaria de conocer la verdad. Así dijo Jesús a un grupo de judíos que habían creído en él: “Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” (Juan 8:31-21).

Es sumamente importante que estudiemos las Escrituras, meditemos en ellas y oremos diariamente pidiendo al Señor discernimiento espiritual, sabiduría y conocimiento profundo de su palabra. En Oseas 4:6 Dios dijo: “Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento.” Es lamentable ver cuantos hombres y mujeres se envuelven en religiones y sectas falsas, siguiendo ciegamente lo que éstas predican, simplemente porque no dedican tiempo a leer la Palabra de Dios con el fin de cerciorarse de la veracidad de lo que escuchan. No seas uno de éstos. Pon en práctica la enseñanza de esta meditación, vive una vida de íntima comunión con el Señor y las mentiras del enemigo no te afectarán.

ORACION:
Padre santo, te ruego me des discernimiento espiritual para poder ver todo aquello que no proviene de ti y rechazarlo inmediatamente. Ayúdame a retener y entender con claridad solamente la verdad que hay en tu palabra y a aplicarla en mi vida. En el nombre de Jesús, Amén.